Bicicletas eléctricas

Qué son las bicicletas eléctricas y qué tipos existen?

Bicicleta eléctrica es el nombre genérico que se utiliza para identificar a todas las bicicletas equipadas con un motor eléctrico. Existen dos tipos distintos: bicicletas eléctricas (asistidas por pedales, conocidas también como ebikes) y los ciclomotores eléctricos.

Qué es lo que las hace distintas
Lo que el mercado ahora llama eBike, es una bicicleta que tiene un motor que se activa única y exclusivamente cuando circula, proporcionando de alguna manera una ayuda al ciclista. Podría decirse que, en la práctica, la eBike es similar a una bicicleta normal. Por otro lado, la bicicleta eléctrica ciclomotor es aquella que funciona incluso sin tener que empujar los pedales, por lo que, en este caso, el ciclista y el motor eléctrico son completamente independientes.

Qué dice la ley al respecto
El código de circulación ayuda a distinguir una bicicleta eléctrica asistida de una bicicleta puramente eléctrica o ciclomotor. En el primer caso, la asistencia del motor está limitada a una velocidad máxima de 25 km/h con una potencia continua máxima de 250 vatios. Además, el código incluye a las Ebikes como bicicletas en todos los aspectos, utilizables sin la necesidad de matrícula, seguro ni licencia, y además se pueden usar de forma segura en las rutas de ciclistas.

Las bicicletas eléctricas tipo ciclomotor, con motores auxiliares con una potencia mayor y que además “reemplazan” el pedaleo, no cumplen con estas directivas y están sujetas a la homologación de los vehículos de dos ruedas, con todas las reglamentaciones que se aplican a ellos.

Cómo funciona una ebike
El motor eléctrico se puede colocar en varias posiciones en la bicicleta: dentro del cubo o frente trasero, en una posición central en el marco de ella. Ésta última es la colocación más eficiente y funcional, de hecho, la distribución del peso es óptima, además de poder aprovechar la batería, la cual viene usualmente instalada en el interior del tubo inferior de la bicicleta en lugar de la tradicional botella que se lleva en esa zona.

Por otro lado, el motor de 250 vatios y 36 voltios es controlado por una unidad electrónica de control (controller) que, dependiendo del nivel de cuidado que se desee y el esfuerzo puesto por el ciclista sobre los pedales, ofrece una cantidad u otra de energía. En la práctica, con un fuerte esfuerzo o alta frecuencia de pedaleo, la asistencia del motor eléctrico será mayor.

Finalmente, es importante denotar que los motores más evolucionados tienen mayores modalidades de asistencia (hasta cuatro modalidades usualmente); el pasar de uno a otro aumenta la ayuda proporcionada al ciclista hasta que cesa por completo cuando se ha alcanzado la velocidad máxima de 25 km/h; por lo que, podría decirse que no es completamente cierto que las bicicletas eléctricas con pedal o ebikes permitan no pedalear o realizar nulo esfuerzo exento de dificultad.