Bicicletas eléctricas

Bicicletas eléctricas y seguridad

Existen diversas razones por las cuales una bicicleta eléctrica es más segura que una bicicleta normal, por lo que a continuación se mencionarán 5 razones principales:

  • Elección de rutas más seguras: En una bicicleta normal se tiende a evitar las subidas o a subir por carreteras que se encuentran en las montañas, por lo que en consecuencia termina coincidiendo en las carreteras principales, viéndose obligado a enfrentar carreteras con mucho tráfico. Con una bicicleta eléctrica, por el contrario, hay menos temor de abordar carreteras que son cuesta arriba que bien podrían ser más seguras por estar menos ocupadas.
  • Cuando se ve obligado a viajar en carreteras más transitadas, una bicicleta eléctrica le ayuda a mantener la posición menos peligrosa para el ciclista con mayor confianza, ya que lo ve en medio del carril. Muchos ciclistas, por miedo o por inexperiencia se mantienen demasiado a un lado del carril, lugar en el que son menos visibles y están más expuestos a peligros como la apertura repentina de la puerta derecha de un coche. Un ciclista que monta una bicicleta eléctrica, gracias a su mayor aceleración, está en una mejor posición para permanecer en medio del carril, ya que es mucho más capaz de mantener el ritmo de los autos en la ciudad.
  • Por la misma razón (mayor facilidad de aceleración) también suele ser conducida de una manera más cautelosa. En muchas ocasiones los ciclistas para no perder el ritmo del pedaleo no disminuyen la velocidad lo suficiente en una intersección al ver un automóvil que viene, pudiendo incluso no ver al coche. Con la bicicleta eléctrica es posible ser más prudente y utilizar los frenos con más frecuencia (cuando sea necesario), sabiendo que será fácil con unas pocas pedaleadas para alcanzar una buena velocidad nuevamente.
  • Menos cansancio es igual a mayor lucidez. El hacer un gran esfuerzo conduce a una mayor oxigenación de los músculos; sin embargo, esta falta de oxígeno podría afectar la lucidez del ciclista, lo que, a pesar de ser sólo por unos segundos, podría poner su vida en peligro.
  • Quien gasta mucho dinero para comprar una bicicleta eléctrica es más probable que la mantenga eficiente. Muchas compañías, para mantener la garantía, requieren que la bicicleta tenga un mantenimiento en el concesionario cada 3 a 6 meses, por lo que la bicicleta conserva una buena eficacia, representando esto una mejor bicicleta, ya que es menos probable que los frenos cedan, que los pernos de ajuste del manillar estén desenroscados, etc.; aumentando todo esto la seguridad, especialmente en carreteras no muy bien mantenidas.